miércoles, 9 de noviembre de 2016

Nuestras ‘armas’ secretas



OPINIÓN 
Por Ricard Gutiérrez

#rbsbt en el #GranReto2016


Ya llevamos bastantes años mirando aves, tanto profesionalmente, como a nivel de hobby en eventos como las maratones ornitológicas. Y como casi todos, empezamos con los prismáticos rusos o los super-zenith de finales de los setenta y principios de los ochenta (¡del siglo pasado!). 

Mi primer telescopio fue un Tamron catadrióptico a principios de los 1980s. Y pasar de los prismáticos a lo que veía con el telescopio fue como entrar en otra dimensión. Aún recuerdo unos archibebes comunes en el desaparecido estany de la Podrida, en el delta del Llobregat. Impresionantes. Los limícolas. Sobre todo cuando comparabas lo que veías con los dibujos de las guias de campo de la época... ¡Identificar algo entonces sí era ‘advanced birding’!

Las cosas han cambiado. Cuando te pasas muchas horas en el campo o el mar mirando aves o fauna marina por temas laborales necesitas una óptica buena, porque a la larga (o no tanto) tus ojos se resienten. Cuando quieres buenos resultados has de adecuar lo que haces o el material que usas a esas expectativas. Porque a veces lo barato sale doblemente caro. Por eso, laboralmente siempre hemos pedido instrumentos de trabajo de calidad, porque nos va la salud en ello. Y por eso, a nivel de afición, para obtener buenas imágenes de digiscoping o ganar maratones ornitológicas, al final necesitas equipo top. Puede ser una necesidad laboral, pero es un gustazo a nivel amateur. Ya no basta con tener experiencia ornitológica. Hay que cuidar los detalles que te permiten ‘esas centésimas de margen que marcan los triunfos en la Fórmula 1’ y que marcan la diferencia. 

#rbsbt en los Marjals d'Almardà durante el #GranReto2016
Hay aspectos como la correcta estrategia, o  la capacidad de tomar decisiones rápidas y arriesgadas en una competición que ya quisieran muchos ‘coachs’ de empresas de alto standing para sus ejecutivos. ¿Marjal o jugársela en la montaña? ¿Irse o quedarse? 

Otros secretos son disponer de información local reciente, que nos había fallado en alguna ocasión o el no renunciar a nada mientras haya tiempo disponible. También una buena organización del trabajo a realizar (apuntar, conducir, vigilar la lista, el gps, el navegador, el atrezzo, la comida, el vehículo…). Todo ello vital. Así como tener frescos en mente reclamos, cantos y variabilidad de las especies a observar. Pero también, y muy importante, la óptica juega un peso esencial.



Con el telescopio que usábamos hace unos años, de 50x, probablemente no hubiésemos visto algunos patos desde la torre del Racó de l’Olla durante el Gran Reto 2016. El porrón moñudo hembra que vimos solo nosotros, por ejemplo. Las limícolas lejanas, como unas Limosa limosa, se observaban perfectamente a través de los 70x del STX95 de Swarovski. Lo mismo las aves marinas lejanas desde Cullera, como unos grupos de Calonectris diomedea. O un grupo lejano que resultó ser de gaviotas cabecinegras y que con otros medios no se apreciaba si eran de esa especie, reidoras o incluso enanas.   

También de la luminosidad, que permitía ver más al alba casi que a simple vista. E incluso obtener un video testimonial de las avutardas que vimos en Ayora. Y el anillo de enfoque, completamente circular, va mejor que el de telescopios que solo lo tienen por la parte de arriba porque permitía sostener mejor la pieza.  Porque para trabajar en zonas abiertas este telescopio es la bomba y marca la diferencia. Y si alguien no quiere ese tan luminoso siempre hay opciones de menor apertura focal pero igual calidad. A mí, que uso hides o trabajo en zonas litorales, a veces en condiciones de luz difíciles, me van de fábula esos 10 m de más del 95mm de focal. Y me gusta más el de ocular recto STX. Pero hay que reconocer que para los que observen paredes, aves en vuelo o simplemente estén acostumbrados, preferirán el acodado ATX



Los nuevos prismáticos EL 10 x42 W B Swarovision son mejores que mis antiguos EL también 10x42. No solo se ve mucho mejor, con una definición extraordinaria, sino que ergonómicamente son más cómodos. Y encima por fin veo unas correas y anclajes que funcionan bien y se pueden regular rápidamente. Parece una tontería pero te ahorra tiempo y facilita la comodidad. En el tema prismáticos cada persona tiene sus manías personales. Y también presupuesto disponible, claro. Pero lo bueno de Swarovski es que aunque te gastes dinero sabes que vas sobre seguro y que no defraudará nunca. Hace pocos años tuve ocasión de visitar su fábrica en Austria y quedé impresionado de la calidad en el trabajo que se hacía, todo local y no externalizado en otros continentes, que redundaba directamente en lo que tienes entre las manos. Hay nuevos modelos de las marcas top. Pero ahora mismo no cambio los swarovision. 

Por último, y eso también es propio de otros equipos, el trabajo en conjunto, la compenetración, la colaboración y la honestidad son básicas. Lo comentaba Albert Manero, de Amb la Xurra Guanyem, en la entrega de premios del Gran Reto 2016. Toda la gente, cuando explicas que haces estas cosas, pregunta lo mismo: ¿cómo sabéis que el otro equipo ha visto las especies que dice haber visto? ¿Os lo creéis? Sí, porque éstas son celebraciones donde la palabra dada aún tiene valor. Donde nadie engaña y donde más allá de la sana competitividad hay algo que nos aúna, que es el amor por la naturaleza, por las aves. Y eventos como las maratones ornitológicas, grandes retos o similares ayudan tanto a que la gente conozca la diversidad biológica y los valores naturales de las zonas que visitamos, como también que aún hay colectivos con talla moral suficiente como para creerse lo que dicen los demás sin dudar nada en momento alguno. Y eso, hoy día, también es un valor añadido a tener en cuenta. 

#rbsbt


Reto conseguido

Crónica del VII Gran Reto, València 2016

No iba a ser fácil. Pero se consiguió. Nuestro equipo Rarebirdspain Swarovski Optik ganó la VII edición de la ‘Copa’ estatal de ornitología, la maratón ornitológica de ganadores de maratones. Y tras igualar el récord europeo terrestre del maratón de primavera, ganándolo con 212 especies, se obtenía el doblete en estas celebraciones ornitológicas, la primera vez que lo conseguíamos. ¿Cómo fue posible? ¿Qué vimos en el Gran Reto? En este y el siguiente post de este blog explicamos nuestras aventuras por tierras valencianas en búsqueda de un triunfo que esta vez no se resistió.

Una parte de recorrido de #rbsbt por Valencia durante el #GranReto2016
El Gran Reto 2016

Entre el 4 y el 6 de noviembre de 2016, con la maratón celebrada propiamente el sábado día 5 de noviembre, se celebró el Gran Reto 2016 en la provincia de Valencia, con base en la comarca de la Foia de Buñol, en la localidad de Alborache (Alboraig en valencià). Con la colaboración de Actio Birdingentidades locales y provinciales y otros patrocinadores, la ONG SEO/BirdLife reunió a 12 equipos y cerca de 50 participantes, procedentes de Madrid, La Rioja, Cantabria, Andalucía, Castilla y León y Catalunya en esta edición de la maratón ornitológica bianual ‘El Gran Reto’ cuyo ‘tablero de juego’ iba a ser toda la provincia de Valencia.

Esta edición de 2016 era la séptima del Gran Reto.  Anteriormente se habían celebrado en Navarra (2007), Extremadura (2008), Catalunya (2009), Euskadi (2010), Cantabria (2012) y Galicia (2014). De estas ediciones, el equipo #rbsbt, con diferentes ‘alineaciones’, había participado en la edición de Navarra 2007 (consiguiendo un meritorio 2º lugar), Catalunya 2009 (también 2º lugar), Cantabria 2012 (3ª posición) y Galicia 2014 (2ª posición, a una especie del ganador).  

Después del triunfo, y récord personal, en el maratón de primavera, pero también después de quedar segundos por una especie en el I Mallorca Birding Race de hacía un par de semanas, y de todos estos resultados previos del Gran Reto queríamos demostrar de qué éramos capaces y nos pusimos las pilas para hacer un papel razonable en esta competición celebrada en terreno neutral. Bueno, neutral no para todos: siempre hay un equipo o más locales que conoce el territorio y ello unido a la participación de equipos muy potentes como los amigos de Amb la Xurra Guanyem (ganadores del maratón de primavera de 2015) o los legendarios, Tramuntanos , ahora dedicados a la modalidad ECO pero aún y así temibles, hizo que la concentración fuese máxima. Y funcionó.


Actio Birding

Cuándo te dicen que has de ver el máximo número de aves en Valencia la primera zona que te viene a la cabeza es l’Albufera. Y la web de birding de referencia Birding Albufera. Para los que conocen un poco más la zona les sonará el Marjal dels Moros (o del Moro según quien lo pronuncie) y si ya eres experto igual conoces el Marjal de Pego-Oliva, en el límite sur de Valencia. Del interior, la autovía que va a Madrid, que pasa por Buñol y por Requena atravesando sierras mediterráneas. ¿Pero, y hay zonas esteparias en Valencia? Y lo más importante… ¿Hay especies estepárias? O aún más… ¿Qué especies hay? Y no en primavera, cuando más o menos esperas las nidificantes, sino en otoño avanzado, en Noviembre, con pocas horas de luz para verlas. Ciertamente el planning para este Gran Reto era, como su nombre indica, un reto. Y de los gordos. Suerte de las redes sociales y de los amigos que con los años has ido haciendo, más veteranos o más nuevos. Las informaciones que pudimos recoger, gracias a tod@s vosotr@s, que ya sabéis quienes sois, nos permitieron conocer zonas, y descartar muchas también. 

Buñol


Por circunstancias logísticas del equipo se pudieron efectuar un par de jornadas de scouting que sobre todo sirvieron para ver, a nuestro parecer, como la distribución de las aves distaba de ser homogénea y parecía mediatizada por factores como la presión cinegética. Habría que afinar mucho en la elección del itinerario. El albergue de Actio Birding está cerca de Buñol, la localidad conocida sobre todo por la fiesta de la tomatina. El entorno mediterráneo de la zona parecía algo alejado de los centros de interés ornitológico que habíamos detectado: el interior con la zona del valle del Cabriel, el racó d’Ademús para algunas especies esteparias como la Alondra de Dupont, las estepas del límite con Albacete para aláudidos y especies mayores y luego las sierras mediterráneas interiores así como los humedales costeros. Más tarde veríamos que el entorno del albergue, y la comarca de Buñol, nos proporcionarían todas las especies de rapaces nocturnas que vimos y diferentes especies de interés. Y es que ciertamente lo que tuvimos fue un gran reto, el reto de trazar una estrategia adecuada que finalmente salió bien. 

Briefing del Gran Reto 2016


Eran las 9 de la noche, cena, briefing, saludar a los equipos (algunos solo nos vemos cada dos años!) y recoger el picnic. 

A las 00h empezaba el Gran Reto. Ya contaba todo. Pero no se veía ni oía nada. No íbamos a salir corriendo como otras veces. Desde la ventana de la habitación se oían otros equipos como pululaban por el jardín imitando al cárabo. Nosotros imitamos al autillo, seguido de una advertencia de que éramos nosotros y que no valía apuntarlo, jeje. Risas con los vecinos. Los autillos, en África o callados se supone. Había que descansar un poco. A las 04h sonaría el despertador, entonces sí, para dirigirnos a la zona que habíamos elegido para empezar. Para animarnos, un zorzal común (Turdus philomelos) pasó migrando por encima del albergue emitiendo su reclamo de vuelo a las 00:07 horas. Primera especie. A dormir.


 Las cuatro y no sereno

Llovía. Bastante. Fresco. Pero había que salir. Un té verde y unas magdalenas felizmente preparadas por el Albergue y salimos rumbo sur, hacia la zona de Ayora, cerca de Albacete.

Decidimos cruzar las montañas mediterráneas de la zona de Cofrentes, en una carretera más lenta, pero con zonas de bosque donde esperábamos oír alguna nocturna.  Pues no. Ninguna. Solo algún otro tord, que ya teníamos. Y lluvia. Llegamos una hora antes del amanecer a las estepas de Ayora y cercanía. Con la excepción de un petirrojo (Erithacus rubecula) tampoco es que hubiese animación. Esperábamos oír tal vez el alcaraván o incluso el sisón, pero nada. Sin embargo la elección de la zona fue buena. 



En el scouting del dia anterior Gorka había descubierto un grupo de 22 avutardas Otis tarda, una especie emblemática que ciertamente teníamos ganas de ver. Y allí estaban 20 de ellas. Fantásticas a través de los luminosos telescopios Swarovski que llevábamos y con los que nos atrevimos incluso a hacer un video al amanecer, casi sin luz. No era para menos. Menudas aves. Como tampoco lo fue la cantidad y diversidad de aves interesantes en la zona: alondra, cogujada común (y una montesina), perdiz, cornejas, gorriones chillones, calandrias, trigueros… y una collalba gris! Tardía, pero gris (ya nos aseguramos que no fuese ninguna especie rara, que el otoño de 2016 había traído alguna collalba isabelina en fechas recientes a zonas no lejanas…). Una especie que ningún otro grupo vería, también producto del trabajo previo de selección de la ruta a realizar. A las 08:30 horas ya llevábamos 23 especies, que puede parecer que no es mucho pero sí lo es en estas fechas y en un interior valenciano relativamente parco en aves.  

Otis tarda © Ricard Gutiérrez
Oenanthe oenanthe © Gorka Gorospe

Un bosquete cercano elegido en base al olfato ornitológico del equipo produjo verderón común, totovía, carbonero, mito, agateador común y el único zorzal charlo del día. Había que espabilarse. Foto de grupo rápida para el whattsapp de la organización conforme estábamos en marcha y seguimos. Una breve parada en otras estepas cerca del límite con Albacete produjo un Buteo buteo, escribano soteño y dos cuervos que vimos a distancia y perseguimos por la carretera hasta el límite con Albacete para identificarlos satisfactoriamente dentro del ‘terreno de juego’, como así fue.

Eran cerca de las nueve y había que irse para la costa. La organización nos había avisado de serios hándicaps en la visita a l’Albufera y no podíamos dejar de visitar esta localidad.


Birding Albufera

Qué bonito es poder pajarear sin horarios, prisas ni dificultades añadidas. Otro día será, porque el del gran reto tuvo como dificultades añadidas el celebrarse en un sábado, día de máxima actividad cinegética en la Albufera, en la que se llegan a cerrar, sí cerrar, carreteras locales ‘bajo pena de sanción máxima’ (sic) porque el entorno de la laguna se dedica a la caza. Dónde muchos arrozales estaban secos porque se estaba quemando los restos de paja de la cosecha del arroz (a diferencia del delta de l’Ebre, donde se hunden en el barro) y porque había una celebración de vela latina de pescadores de l’Albufera en la gola de Pujol que iba poco menos que a colapsar la carretera del Saler, casi único acceso a la zona que nos interesaba visitar: el Racó de l’Olla  y l’estany de Pujol. Menudo cóctel. Y casi la liamos. 
 
Pensábamos atajar, viniendo del sur como veníamos, por una carretera local que nos permitiría llegar al Saler desde la autovía del sur. Eso decía el (bendito) navegador del móvil y del coche. Pero la carretera estaba cortada. ¡Socorro! ¿Estarían ya cortadas todas las carreteras por lo de la vela? Cambio de planes. ¡Vamos al Moro primero! No, bueno, miramos a ver cómo está la carretera… decía otro. Al final la segunda opción, la buena, ganó en una decisión de aquellas de cortar el cable rojo o el cable negro. No estalló la bomba. Cortamos el cable correcto y, por pocos minutos, llegamos al estany de Pujol antes de los visitantes locales y autoridades diversas. Y no estábamos solos. 

Amb la Xurra Guanyem en l'estany de Pujol

Mientras encontrábamos nuestra única aguja colipinta o andarríos chico (¿no hay más?) entre algunas otras especies, aparecieron Amb la Xurra guanyem. ‘Mira que és gran València’ llegó a decir uno de sus miembros. Y es verdad que es grande, pero las zonas buenas son las que son. Y el horario para ver aves en la Albufera era a la práctica de 9 a 11 o sea que allí nos vimos mucha gente. Despidiéndonos del grupito (el único que vimos) de zampullines cuellinegros, y sorteando turistas locales y agentes de la autoridad llegamos al Racó de  l’Olla. El objetivo claro era subir a la torre del centro de información desde donde veríamos la Mata del Fang, una zona de la Albufera donde no se caza y por tanto, donde se esconden los patos que resisten el ambiente Vietnam 1968 de un sábado de caza como aquel. En la torre el equipo local y ornitólogos de la zona comentando la jugada. Y bastantes especies.


Artillería pesada



Había hace años un anuncio televisivo que recomendaba un desodorante para las distancias cortas. Nosotros llevábamos la medicina paras las distancias largas. El ATX95 de Gorka y el STX (recto) 95 de Ricard tienen 70 aumentos, diez más que los telescopios habituales y 20 más que los que, como el de Leica, llegan a 50x. En lugares donde no te puedes acercar más, como el caso de la Mata del Fang  o de la reserva del Racó de l’Olla, marcan la diferencia. Y mucho. Fuimos el único equipo que observó una hembra de porrón moñudo al lado del grupito de porrones comunes que rápidamente se espantaron del tiroteo generalizado en otras zonas de la Albufera. Al tiroteo se añadía tránsito de barcas arriba y abajo y las de la vela latina. Supongo que algunos patos se preguntaban que porqué estaban allí. Es dura la vida de las anátidas en invierno en la cuenca mediterránea… Desde la torre vimos también, algo a contraluz dado que lucía un sol de justicia en aquel momento, flamencos, cigüeñuelas (ya prácticamente ausentes en Catalunya, aún presentes aquí), agujas colinegras, combatientes amén de casi todas las especies de patos posibles. Menos el silbón. Siempre hay algo que falla. Un señor local decía que acababa de ver un avetoro, cosa que luego supimos que era cachondeo. Nosotros tampoco lo vimos, por cierto. Había que irse.

Barcos de visitantes en l'Albufera junto a cormoranes grandes


Anátidas y cormoranes en la Mata del Fang desde la torre del centro de información

Arrozales y viento

En un recorrido por el interior sur de la Albufera desde El Palmar y hacia la zona de El Portet de Sollana nos cruzamos con más equipos. Primero los Pardillos del Pardo, en bicicleta, luego el equipo de Óscar Llama, los valencians y otros. Se ve que la zona del Portet había sido elegida por bastantes grupos y es que estuvo interesante. Lástima del vendaval porque, fotos en las que se nos ve despeinados aparte, se oían menos aves, aunque los limícolas continuaron visibles y anotamos andarríos bastardo, agachadiza común, un andarríos grande entre grupos de correlimos comunes y menudos y alguna sorpresa: un grupo de siete espátulas en vuelo por la zona, una tardía lavandera boyera o el único avión zapador del día. Se nos hacía tarde y quedaba por ver el mar desde el faro de Cullera.

Los Pardillos del Pardo en plena acción
Calidris minuta. El Portet de Sollana

Observadores ahumados

Saludados una vez más los amigos de Amb la Xurra Guanyem, que abandonaban la zona cuando llegamos, a un vecino de Cullera le dio por quemar rastrojo al lado de la zona donde teníamos plantados los telescopios. Parecíamos salmones ahumados así que hubimos de cambiar de zona. Aquí, una vez libres de la humareda, pudimos ver el mar con buena luz, y detectar un par de bandos de pardelas cenicientas, de las últimas, totalizando unos 120 ejemplares. Con un grupo de ellas, unas 15 pardelas baleares y por la zona, lejos, algunas gaviotas cabecinegras. Los 70x de los telescopios también fueron cruciales. No hubo sin embargo cormorán moñudo alguno. Ni roquero solitario, tal vez ahuyentado por la  casi niebla generada por el paisano… Chorlitejos en vuelo (otra vez el STX), una gaviota de Audouin…vámonos para otro sitio.

Phylloscopus inornatus © Ricard Gutiérrez

El inornatus

Las paradas técnicas son necesarias en las maratones. Comer algo, necesidades fisiológicas imperiosas… En una de estas, sabedores de que se había citado un mosquitero bilistado cerca de Cullera, seleccionamos una zona del camino del Gramenar para detenernos. Que para eso somos también el equipo de Rarebirdspain. Además de que había agua en los arrozales (¿saldría algún zarapito?) quien sabe si estaría el inornatus, el mosquitero bilistado, citado días antes. Mientras uno de nosotros digamos que estaba ocupado, oímos el típico reclamo bisilábico, fuerte, del mosquitero siberiano. ‘¡Sergi, para ya de silbar!’ Y Sergi haciéndonos señales de que no, que él no era, que estaba allí. El mosquitero. ¡Increíble, que suerte! Sí, allí estaba, reclamando intensamente. Y lo vimos bien e incluso hubo tiempo de alguna foto rápida. ¡Especie 112! Las 13:56. No íbamos mal.

 
Decisiones

El viento en l’Albufera no había dejado ver casi ningún paseriforme de carrizal. Faltaban especies importantes como el pechiazul, el Remiz, el escribano palustre o, sobre todo, el carricerín real. Pero también habíamos de regresar al interior porque algunas especies de monte mediterráneo, como el roquero solitario o rapaces, se resistían. ¿Qué hacer?  Aunque sabíamos que el marjal dels Moros estaba muy seco fue la primera opción. Errónea. Seguía el viento, el camino hasta la zona inundada era interminable y sólo habíamos ‘sacado’ un Rallus cerca del límite sur, dónde un inglés casi nos aplaudió y vitoreó al ver que éramos birdwatchers como los de su tierra. Fascinating.

La luz se nos hizo en aquel momento. En el pote pequeño está la buena confitura. Y esas marismas litorales, marjals en valencià, de la zona de Sagunto bien nos recordaban a ‘nuestro’ Delta del Llobregat. Y de como en esas zonas a veces no espectaculares, pero si cuidadas por gente que se empeña en conservarlas,  se refugian especies emblemáticas. Ángel Bereje, de la zona y que conocíamos de la celebración del Big Year via internet, nos había mostrado dónde estaba su ‘local patch’, los marjals d’Almardà.


 
Allí, en unas escondidas graveras restauradas  y zonas inundables con carrizales y láminas de agua donde no se podía cazar, encontramos todas las especies buscadas en unos 15 minutos. Lástima de la premura de tiempo porque el día anterior habíamos visto allí también carricero común, avetorillo y Estrilda, que no salieron. Pero con 120 especies en el bolsillo la siguiente decisión estaba echada (vaya día de ‘cortar cables rojos y negros): se iba el sol y debíamos arriesgarnos, y pese a llegar con poca luz, intentar el interior para especies en teoría sencillas como el carbonero garrapinos, collalba negra, roquero solitario, quien sabe si pícidos o piquituertos y rapaces tanto diurnas como nocturnas.


Hacia el interior

Teníamos informaciones de lugares con teóricamente acentores alpinos y donde el día anterior oímos un águila perdicera reclamando cerca de su presunto nido. Sabíamos de lugares con pícidos, chovas, buitres… Pero no llegábamos a tiempo. Habría poca luz si íbamos por la carretera sinuosa que nos llevaba a esos lugares prometidos. Cambio de planes. Estrategia, riesgo, gps y hora de puesta del sol. Confianza y follow your nose. Después de ver un águila perdicera en un territorio litoral, íbamos a volver hacia Alborache, Buñol y comarca. Allí nos la jugaríamos en unos cortados que habíamos visto y que tenían buena pinta. Y allí estaba el roquero solitario. Y cabras salvajes. Y una vuelta por las zonas arboladas cerca de los pueblos, zonas de seguridad donde no se caza, produjo diferentes paseriformes entre ellos el carbonero garrapinos, reyezuelos listados, mosquiteros, mitos y un acentor común. La lista estaba en 124, pero aún nos faltaban nocturnas.


Después de reponer fuerzas y algunas fotos, a lo lejos oímos el reclamo inconfundible del búho real. La pared ciertamente fue buena. Eso no fue todo. Media hora más tarde, en otro lugar, un cárabo emitía su reclamo. Solo faltaba la lechuza. Y no íbamos a volver al marjal, donde había fallado. Pero sí al valle, en lugares más abiertos. Eran casi las 20h cuando una lechuza, y también un mochuelo que ya teníamos de la mañana, se dejaron oír. Entonces sí, con 127 especies, decidimos volver al albergue y dar casi por finalizada la maratón. Y digo casi porque aún salimos al exterior tras la cena por si pasaba algún Turdus migrante de los que nos faltaban. Pero los que pasaron, que lo hicieron, eran philomelos. El día llegaba a su fin. El reto acababa. Solo faltaba esperar una eternidad de horas para saber quién había ganado. Por nuestra parte, era hora de dormir.



Epílogo

En el Gran Reto 2016 se observaron, por parte del conjunto de equipos, un total de 183 especies, de las que 35 solo fueron vistas por un solo equipo, dando idea de la diversidad de aves del territorio que incluso sorprendió a los participantes locales. El equipo ganador fuimos nosotros, Rarebirdspain Swarovski Optik Birdracing Team (#rbsbt) con 127 especies detectadas. El segundo clasificado fue el equipo català ‘Amb la Xurra Guanyem’, con 118 especies listadas y el tercero el equipo local valenciano ‘Pajareros por Valencia’ que detectaron 110 especies, empatados a especies con Tramuntana Birding Team, que aunque hicieron la maratón en bicicleta reportaron igual cifra de 110 especies detectadas.

Este Gran Reto ha sido una buena iniciativa, que ha puesto en el mapa ornitológico para muchos de nosotros las comarcas del interior valenciano, con sus paisajes, pueblos y especies que se unen a las más conocidas localidades costeras con marjals, deveses y la siempre interesante Albufera. Una tierra para conocer, un lugar que reivindica la necesidad de conservar sus ecosistemas y especies y probablemente un mejor equilibrio entre lo que ello supone, el disfrute de la naturaleza, y la aparentemente exagerada extracción de recursos de la misma que la caza en la zona representa. Y que seguramente está detrás de la desigual distribución de especies que observamos. O no. Pero lo parece.

Agradecimientos

A la organización en general, y a Jordi Prieto y Virgilio Beltrán en particular, por conseguir que un evento de estas características tire adelante, sabedores de las dificultades que ello conlleva. A nuestro patrocinador Swarovski Optik via Esteller, por confiar en el savoir faire de este equipo. A los miembros que no pudieron venir, Oriol y Carol, por su apoyo en la distancia. A Víctor J.Hernández, Ángel Bereje, Toni Alcocer, Nacho Dies y Yanina Maggiotto por su ayuda desinteresada en la preparación de la ruta del Gran Reto. A las aves, que siempre están ahí para alegrarnos el día. Y a todos  y todas los participantes por compartir buenos momentos, alguna cerveza, una super paella, risas y buen rollo en favor de las aves. ¡Hasta la próxima!.


lunes, 7 de noviembre de 2016

Rarebirdspain Swarovski Optik Birdracing Team gana el Gran Reto 2016

#rbsbt Gran Reto 2016

Hemos ganado. Con una marca de 127 especies observadas en 24 horas dentro de la provincia de Valencia, el #rbsbt conformado en esta ocasión por (foto arriba, de izquierda a derecha) Ricard Gutiérrez, Gorka Gorospe y Sergi Sales ha superado el resto de 11 equipos participantes en la maratón de campeones celebrada el 5.11.2016.

El segundo clasificado fue el equipo català 'Amb la Xurra Guanyem' que obtuvo 118 especies, y el tercero el equipo local 'Pajareros por Valencia' que obtuvieron un registro de 110 especies, el mismo que presentó el ganador de la categoría 'ECO' (en bicicleta), el Tramuntana Birding Team.

Gracias a Swarovski Optik y su distribuidor en España, Esteller, por confiar en este equipo, a los amigos y amigas que nos ayudaron y dieron ánimos en esta competición y a todos los participantes, organizadores y responsables por creer en la viabilidad de eventos como este.

Próximamente la crónica completa del Gran Reto 2016 en este mismo blog.

Participantes en el Gran Reto 2016 (Foto: SEO/BirdLife)
Avutardas, una de las especies emblemáticas observadas por #rbsbt en Valencia


martes, 1 de noviembre de 2016

Y ahora.... El Gran Reto 2016 en València



Casi sin posibilidad de digerir la ensaimada Mallorquina pasamos a la paella valenciana: el dia 5.10.2016 se celebra en esta provincia como 'terreno de juego' el Gran Reto, la maratón bianual que organiza SEO/BirdLife entre los ganadores de las maratones de primavera.

El gran reto se anuncia con poco tiempo, para no poderlo preparar bien...., y se celebra en terreno 'neutral' (excepto para los locales, claro), lo que obliga a agudizar las facultades de identificación y conocimiento de las aves de cada equipo así como testar las estrategias y materiales empleados.

Según informa la organización,para el gran reto de este año estaremos alojados en el Albergue rural Actio, situado en Alboraig (a unos 25km al interior de Valencia), en el cual nos acogerán los compañeros de Actio Birding.  

Se nos espera a las 20h del viernes y allí estaremos la versión compacta del equipo Rarebirdspain Swarovski Optik Birdracing Team conformada por Gorka Gorospe, Sergi Sales y Ricard Gutiérrez. 


Gorka y Ricard durante el último Gran Reto 2014 celebrado en Galicia



Después del Gran Reto del sábado, el domingo de 10h a 12h aproximadamente, nos han organizado una visita a Bunyol y su castillo en autobús, todos juntos. Luego de 12:00 a 13:30 aproximadamente será la entrega de premios. Y a las 13:30 aproximadamente será la comida. Para que haya tiempo de hacer un café, la digestión y que cada uno pueda volver tranquilamente.

Como en todas las maratones, iremos tuiteando con el hashtag #rbsbt sin dar demasiadas pistas a los demás equipos que últimamente los resultados son muy ajustados como habréis visto.

La Comunitat Valenciana tiene zonas muy interesantes para las aves, y bien conocidas por sus rarezas, como l'Albufera. Pero el reto estará en descubir las aves que pueblan su interior que a la postre pueden marcar la diferencia entre los resultados que se obtengan.

Iremos viendo!


#rbsbt



sábado, 29 de octubre de 2016

Victorious in defeat!

Phoenicopterus roseus. S'Albufereta, Mallorca



Victorious in defeat!
Cronica de la I Mallorca Birding Race
Rarebirdspain Swarovski Optik Birdracing Team



Con este título, casi cinematográfico, nos enviaba un email nuestro amigo Bob Flood, de @scillypelagics tras enterarse de nuestro resultado en la I Mallorca Birding Race el pasado 22.10.2016. De hecho, el mensaje venía después de felicitarnos por el ‘triunfo’ en el maratón (Congrats on bird race victory. Bob) al que le respondimos con un algo lacónico ‘Thanks. We were 2nd though’ que fue continuado con la frase victoriosos en la derrota, un poco lo que pasó. Derrota porque los amigos del grupo ‘Petrelvutardos’ (Antonio Sandoval, Alfonso Rodrigo, Antonio Martínez Pernas, Óscar Llama y Albert Cama) merecidamente ganaron el maratón con 114 especies, una más que nosotros, que obtuvimos 113. ‘El búho chico que vimos tras la cena’, comentaba Toñete Sandoval. Ese o cualquier otro porque las estrategias que seguimos los dos primeros equipos, de los siete participantes, fueron diferentes. Y las especies vistas también. Eran las cinco de la mañana, como decía la canción de Juan Luis Guerra ‘buscando visa para un sueño’ y en el norte de Mallorca estaba cayendo una buena tromba de agua. Empezaba el día D de la primera Mallorca Birding Race. Esta es nuestra crónica.



Cotorra power


Empezaba lloviendo pero el maratón había comenzado a las 00:00h, momento en el que estábamos escaneando un parque dónde nos habían dicho (sic) que había una colonia de cotorras. Los grandes nidos se veían con la iluminación urbana. Pero allí no había nadie. Bueno, una pelea de turistas inglesas algo ‘contentas’ y unos urbanos mirando de hacerse entender con el personal... Un tord (zorzal común) fue el único añadido en esta fase nocturna de la maratón confiando en la mañana. Que apareció con inundaciones, la puerta del hotel inservible, unos cuantos mosquitos atacando y el equipo de los Petrelvutardos desayunando con nosotros tranquilamente bajo el ataque díptero... Salimos a ver qué.





Masificación


Todo el verano hemos visto y recibido tuits de compañeros conservacionistas de Balears lamentándose de la masificación experimentada en les Illes. La verdad es que para ser finales de octubre había aún bastante gente y habíamos recibido notícias de ornitólogos locales evitando llegar al cap Formentor no por gusto, sino por imposibilidad dado que estaba colapsada la carretera. Siendo como es zona interesante para muchas especies decidimos ir pronto para evitar dicho colapso previsible. Y no lo había, aunque sí barro, lluvia y niebla. No obstante con las primeras luces empezaron a salir aves, algunas interesantes como el acentor común, otras esperadas como el petirrojo, abundantísimo en estas fechas. La niebla no fue impedimento para observar también el halcón peregrino, y más tarde el de Eleonora y cinco chovas piquirrojas y un roquero solitario cercano fueron muy bien recibidos. Una parada cerca del mar produjo especies interesantes, casi o directamente rarezas en las islas: una inesperada paloma zurita, y unos mitos. En el mar cormoranes moñudos. No empezábamos mal pese al paraguas intermitente, chubasquero y pies mojados. Atchis! 

Saxicola rubicola


Los holandeses


Algo más tarde nos encontramos por primera vez con el competitivo equipo holandés the Flying Dutchmen, con muy buenos profesionales en él, y que quedó tercero en el maratón con 106 especies. Bajaban de la montaña de un lugar de interés para ornitólogos, particularmente extranjeros, pero que nosotros íbamos a trabajar solo parcialmente. La zona estaba llena de aves pequeñas (ningún inornatus, que buscábamos), pero con herrerillo común por ejemplo. Creimos ver al equipo inglés del que nunca más se supo dado que no apareció en ningún momento por los actos previstos. Después de despedirnos, nos íbamos porque iban saliendo aves pero el tiempo, como siempre, era limitado. Después de liarnos por el casco urbano de uno de los pueblos del norte (y ya puestos sumar tórtola turca y gorrión común) nos íbamos para la costa.

Phoenicopterus roseus


Un delfín


Cuando estuvimos en la zona en primavera, la bahía de Pollença se reveló muy interesante e incluso vimos delfines. Se repitió el caso, observando un delfín mular Tursiops truncatus desde la carretera así como la primera gaviota de Audouin. La cercana Albufereta nos ofreció uno de los espectáculos del día, cuando un nutrido grupo de flamencos entró del mar, como recien llegados a la isla y sobrevoló repetidamente la zona. En la laguna muchas especies de interés y poco tiempo para observarlas. Había que seguir.



Fulica cristata

Holandeses ‘motorizados’


En Holanda un medio de transporte  habitual es la bicicleta. Fieles a su tradición, el equipo holandés decidió , acertadamente, usar bicicletas para circular por S’Albufera de Mallorca mientras nosotros íbamos a pie, medio sudando medio mojados. Del resto de equipos ni rastro, debían de estar por otras partes de la isla como así fue. Entre lluvia y no lluvia íbamos sumando especies. Lo que sería la primera cita de porrón moñudo del año en el Parc Natural, por ejemplo, añadió color a las casi gallináceas fochas morunas que andaban por la zona ajenas al gentío extranjero ávido de pasear. Habrá que ir pensando en ampliar los hides del parc, porque no se cabe con tanto visitante. Y eso que llovía! Realmente las reclamaciones de más presupuesto para la conservación de la naturaleza en les Illes parecen justificadas, aunque S’Albufera es una delicia y está muy cuidada. Las aves  bien y en bastante abundancia, tranquilas y cercanas. La falta de tiempo e información fina local nos impedieron localizar la Marmaronetta y el Acrocephalus melanopogon, a la postre definitivos para el resultado final. Pero siempre, en estas maratones, hay que tomar decisiones, y la nuestra fue marcharnos, no sin antes volver a coincidir con los holandeses, una aguja colipinta y un águila real polémica.


Himantopus himantopus


The eagle has landed


Al parecer se escapó un águila real, o dos, hace tiempo por Mallorca. Una se la encontraron muerta y a la otra, como llevaba pihuelas, le pusieron ‘Bicinta’ (no Vicenta...). Sería un adulto ahora. Nosotros, y los holandeses (pero también los Petrelvutardos por la tarde) veríamos un águila real con supracobertoras alares marrón clara (desgaste?) que desconocíamos si era la Bicinta u otra. Da igual. Si los amigos de Mallorca consideran que hay posibilidades de que lo fuese, que la descuenten de los ‘récords’ establec idos para futura referencia. Y ya está. Pero el susto que nos llevamos fue mayúsculo.

Con los Flying Dutchmen



Tumbet


El interior de Mallorca es una delicia. Entras en un bar de un pueblo a comer algo y parece qu e llegas a casa. La señora que nos ofrece el plato local (todo esto el día antes, el del maratón no hubo tiempo,), el ‘tumbet’. Fantástico. Tanto como el delicioso también acento mallorquí del català, que la hija de la señora mira de minimizar para que lo entendamos los catalans peninsulars. No es problema, ya endendemos la e átona, que suena casi como ‘o’. Fantástico. Tanto como la gente y el ambiente. Ese dia anterior encontramos un sitio, allí cerca, que pintaba bien. Había tres collalbas grises migrantes, alondras y alguna casa que parecía adecuada para la lechuza. Que no salió. Bueno sí, una pluma. Pero aquí no hay sinécdoque que valga y no sirve lo del todo por la parte. Dejamos la pluma de la lechuza y seguimos.

Tumbet


Hacia el sur


El día anterior habíamos estado en varios sitios y la hora y la luz apremiaban. Habíamos de decidir dónde ir  y qué hacer. Pero sabíamos de otras maratones (y así fue en esta!) que ‘abandonar’ una especie (y dos o tres) equivale a perder. Por lo que decidimos pasar por la Serra de Tramuntana antes de encarar el sur. Un café milagroso, entre la niebla, nos despertó lo suficiente como para ver los dos buitres, el leonado y el preciado negro, apartando turistas, autocares alemanes y de todo. Casi imposible ver nada. Un tardío joven de primer año de alimoche en movimiento hacia el sur nos alegró el medio día. Más abajo había aviones comunes también aún.



Llegados al sur, detectamos otra vez el cochecito de los holandeses, el mismo que el nuestro. El coche fue un hándicap, dado que estaba amablemente facilitado por la organización  y era el mismo para todos. A caballo regalado... Su pequeño tamaño añadió dificultad en el maratón, aunque dicha dificultad fue para todos por igual con lo que a última hora no dejó de ser un elemento más de la competición. 

Calor humano en el coche
Se nos hace tarde...


¿Quién sabe dónde?


¿Dónde está la avoceta?, las 41 del viernes no estaban ‘en su sitio’... ¡y nos hacían falta! Tampoco la Limosa limosa ni el Philomachus pugnax! Epic fail! Algún Calidris y Charadrius pero 'poca cosa'! Y eso pese a la perfección óptica de nuestro Swarovski ATX 95 para escanear a larga distancia! 

Charadrius alexandrinus


¿Estarian dónde los holandeses? Nos acercamos a su sitio coincidiendo con un penalty del Barça en el último minuto de un partido. Nunca sabremos si eso influyó en perdernos una especie que reclamaba por la zona y otros vieron... El barro sí nos impidió acercarnos a las salinas. Y ver a los holandeses enfangados y corriendo porque se habían olvidado algo tal vez fue otro peso en la  balanza que decantó el resultado final. El caso es que, pese a un alcotán migratorio, se nos echaba la tarde encima y aún no teníamos marinas.

Cap de fibló sobre la costa sur
Fuimos a un sitio, este sí, conocido, y salió la curruca balear, endemismo de les illes a nivel mundial. Pero ninguna pardela. Decisión in extremis: ¡al puerto!. Y allí sí salió el charrán patinegro, que sabemos está porque lo vemos repetidamente en los viajes que regularmente hacemos en barco a les illes. Pero con la luz amarilla no quisimos dar por fuscus a ninguno de los lejanos primeros inviernos de gaviotas grandes que se iban a dormir al mar. Sin nuestra óptica Swarovski es que ni se hubiese podido intentar. Casi seguro había un par, pero preferimos no darlos por seguros. Y suponíamos que con 112 íbamos bien.  Y sin pardelas... ¿Cómo era posible?. Otro intento al cotorra power (nunca mais!) y nada. Volvemos a Alcúdia a cenar, que nos habíamos comprometido con la organización.

No sale la pardela...

Palma at dusk


Fast food


No era fast food lo que nos ofrecieron, en absoluto. La excelente y atenta organización había dispuesto unas cenas y comidas muy interesantes patrocinadas por todas las instituciones que daban soporte a la iniciativa, hecho muy de agradecer. Lo de fast viene de que llegamos 10 minutos antes de cerrar la cocina y hubimos de comer rápido (muy fast). Allí estaban los Petrelvutardos con cara de satisfechos. Malament. Esa alegría era señal de que les había ido bien. ¡Habríamos de apurar! Y así lo hicimos (¡y ellos también, dicho sea de paso!). El recorrido nocturno post-cena por zonas de lechuza no produjo lechuza alguna. Sic. Pero la habilidad desarrollada en la imitación del autillo tras años de silbar, cual ave canora, sí hizo que uno de estos buhos pequeños nos respondiese! 113 especies! No estaba mal, pensábamos, cuando el dia anterior el editor del anuario del GOB, Carlos López-Jurado, nos decía que un resultado de 100 especies sería bueno. 


Aunque esperábamos algún reclamo nocturno de zorzal alirrojo u otros, el único que se oía era el común. Así que, cerca de la media noche, volvimos al hotel ofrecido por la organización para rellenar, y entregar, nuestra lista. Victorious in defeat, al final. Pero contentos después de haber pasado un divertido dia por Mallorca.

Rarebirdspain Swarovski Optik Birdracing Team #rbsbt 2016 De izquierda a derecha, Ricard Gutiérrez, Oriol Muntané, Carolina García-Martí, Sergi Sales, Gorka Gorospe.



Epílogo


Este tipo de eventos son buenos para poner de relieve la diversidad que atesora un lugar si pones a unos grupos de expertos a buscar aves de forma digamos ‘intensa’. Que tres equipos superasen las 100 especies vaticinadas por el grupo local ya es prueba de ello. Y da fe no ya del potencial de estas zonas e islas, sino de su realidad. La realidad que atesoran espacios increibles, muchos de ellos cerrados al público o de acceso limitado por la coyuntura insular. Espacios con especies endémicas, únicas en el mundo, que ocupan unas islas de tamaño finito donde cada vez, por su tranquilidad, seguridad, statu quo a nivel global, buenas infraestructuras y facilidades, viene más gente.  Nos gustaría pensar, y por eso participamos, que el objeto de este tipo de celebraciones no es llenar más habitaciones de hotel, como alguien comentó en redes sociales. Sino poner de relieve unos valores  naturales extraordinarios que hace falta preservar. Y si hace falta, regular. Pero que sin duda ayudan también al turismo insular, atrayendo visitantes, muchos fuera de temporada. 


La gallina de los huevos de oro endémicos es preciada. Vinimos a ensalzar las virtudes de la gallina y disfrutar de los huevos de oro. Y lo hicimos. Siguiendo con la metáfora, esperemos haber ayudado a que los 'encargados del corral' hayan percibido esta realidad.  Si es así, contentos de ser victorious in defeat.


Foto de familia con autoridades locales e insulares así como participantes de la I Mallorca Birding Race, Ses Salines, Mallorca, 23.10.2016