viernes, 21 de abril de 2017

RareBirdSpain - Swarovski Optik Birdracing Team participará en el XVII Maratón ornitológico


Y van 17, y van 17 veces que participamos. Y volveremos a estar. RareBirdSpain - Swarovski Optik Birdracing Team anunciamos que participaremos, un año más en este evento de ensaltación de la diversidad natural de nuestro territorio, que recorreremos de la mano de Esteller y Swarovski Optik, mirando de repetir éxitos anteriores todo y la dificultad que comporta la magnitud del reto y la calidad de los competidores.

Como siempre, podréis seguirnos por twitter mediante el hashtag #rbsbt

Apuntáos al maratón. Es un día al año. Y son muchas las aves que hay esperando ser observadas.

Seguiremos informando!

jueves, 29 de diciembre de 2016

Big Year 2016. Récord estatal categoría C con 130 especies

Por Ricard Gutiérrez

Ptyonoprogne rupestris. Eucaliptus, 25.11.2016 (Ricard Gutiérrez). Nikon D80 70-300mm


El concurso no oficial 'El Gran Año' (Big Year) que se empezó a celebrar en 2013 con el patrocinio de la Editorial Tundra, ha seguido en 2016 bajo el paraguas de un grupo de facebook de 306 miembros donde se van compartiendo las observaciones y actualizaciones de marcadores de forma más o menos espontánea y fresca.

Dentro de las categorias del Big Year (estatal, provincial, local patch, eco...) hay una que es la 'C' desde casa, que he venido ganando desde 2013 sin interrupción gracias a las observaciones que acumulo desde Eucaliptus, delta de l'Ebre, Tarragona. En 2016 se ha batido el récord de la categoría C en tres especies, llegando a la cifra de 130 especies registradas en más de 34 jornadas de observación a lo largo de todo el año.


Emberiza schoeniclus. Digiscoping a gran distancia con el Leica Televid 77 3.1.2016

Puffinus mauretanicus y alguna otra especie. Digiscoping a gran distancia con el Leica Televid 77 3.1.2016

El mes de enero es lógicamente el mes en que más especies se registran, dado que se suma la presencia de aves locales, sedentarias, a las que están invernando en la zona y se aprovechan tanto de los cultivos en barbecho (como algún escribano palustre o gorriones molineros observados ya en enero) o de los arrozales inundados y lagunas que acogen acuáticas. Se produjo, además, una concentración de miles de pardelas en la zona que fue muy noticiable por la cantidad de aves involucrada y la rareza global de las mismas.


Sturnus vulgaris. Digiscoping a media distancia. Swarovski STX95, 4.11.2016

Passer domesticus. Digiscoping a corta distancia con el Leica Televid 77 3.1.2016

Falco tinnunculus. Foto algo movida por el viento, digiscoping a gran distancia con el Swarovski STX95 22.12.2016
Falco peregrinus. Digiscoping a gran distancia con el Leica Televid 77 5.3.2016
En primavera el número sigue aumentando gracias a las incorporaciones de aves en paso, passeriformes e incluso algunos limícolas, mientras que en verano solo las aves marinas o algún limícola en paso añade más especies a la lista. Curiosamente el otoño no aporta muchas aves y es la llegada de las aves invernantes, passeriformes incluidos con la curruca cabecinegra o los aviones roqueros que frecuentan la costa, la que sí vuelve a acabar de completar el listado anual de la zona.

Número de especies nuevas añadidas por mes. Big Year 2016, categoria C 'Eucaliptus', Tarragona (Ricard Gutiérrez)

Número de especies total acumulado por meses. Big Year 2016, categoria C 'Eucaliptus', Tarragona (Ricard Gutiérrez)

Aquila pennata + Sturnus vulgaris. Nikon Coolpix S2550 a 5x 14.10.2016

Anser anser. Eucaliptus, 22.12.2016 (Ricard Gutiérrez). Nikon D80 70-300mm



¿Porqué gana esta zona cada año?

El delta de l'Ebre ya es de por sí una buena zona para observar aves. Pero no estamos hablando de una casa en medio de diferentes hábitats. No es ni un hide ni una estación biológica. Está en una zona urbana. Pero con la ayuda de un buen telescopio se ven zonas interesantes, mar y costa incluidas. A parte de observar el mar a una distancia no cercana pero suficiente para identificar aves con seguridad, la cercana laguna de la Platjola se ve parcialmente y siempre aparece alguna acuática que anotar, dormidero de aguiluchos laguneros, moritos y ardeidas incluido. Más allá de la zona urbana se extiende una zona de arrozales, que siguen su ciclo anual y solo están inundados entre finales de abril y enero. La reserva natural de Riet Vell queda algo lejos, pero suficientemente cerca como para ver los flamencos que la visitan. Un cercano parque urbano, un par de eriales y la zona urbana completan el, bastante diverso, panorama. Si sumamos el estar en una zona migratoria entenderemos que muchas aves solo sean registradas 'en paso' o en movimiento, como un grupo de ánsares que en diciembre fue de las últimas adiciones a la lista.


Arrozales y Riet Vell al fondo

La Platjola en primer término y arrozales de Sant Jaume d'Enveja con la hilera de Eucaliptos de Buda al fondo, ya muy lejos
Eucaliptus, en primer término, y la desembocadura de la Platjola y el mar detrás
  
Flamencos en Riet Vell, digiscopeados con el STX95 en un día de diciembre de fuertes vientos


Algunas claves

Se habrá adivinado que controlar la luz y la posición del sol para la observación así como usar una óptica adecuada es vital para intentar récords de este tipo, efectuados desde una posición fija.

Temas como obviar las horas del dia con calima o reverberaciones producidas por el calor son obvios. Así como aprovechar los momentos de llegada a dormideros para intentar registrar el mayor número de especies o ejemplares en movimiento.

Hasta cuatro telescopios diferentes han sido usados durante el año. El viejo Kowa TSN824 pese a ser de fluorita ya no está a la altura de los modelos más recientes, si bien puede ser usado en caso de emergencia. El Leica Apo televid 77 que se quedó con el ocular fijo a raíz de un accidente es de mejor calidad y el segundo en prestaciones para esta modalidad, por su (antes del accidente que sufrió) ocular de aumentos hasta 60x. Con todo, la calidad del ocular a 60x tampoco era equiparable al de modelos posteriores. Un modelo de última generación Leica Apo Televid 82 ya presentaba una óptica más avanzada y de mejores prestaciones. Sin embargo en las pruebas tenía un hándicap esencial y crítico para el objetivo del Big Year: a la distancia a la que estaban las zonas más interesantes (mar, playa, laguna de la Platjola, Riet Vell), sus 50x de aumento máximo quedaban cortos. Y desesperadamente veías como limícolas que parecían 'x' o 'y' pasaban volando o estaban en aquel arrozal sin que pudieses discernirlos con garantías a esos 50x máximos dadas también condiciones de luz y calima adecuadas. Pero en otoño llegó la caballería. El nuevo Swarovski STX95 ha sido el antes y el después. La propaganda de la marca dice 'See the unseen' (ve lo nunca visto). Y en este caso del Big Year, lo creáis o no, es así: sus 20x adicionales sobre el Leica último modelo (llega a 70x) permiten ver detalles que no había podido apreciar hasta la fecha y observar patos, limícolas y especies a las que 'no llegaba' ni por aumentos ni por defición de modelos anteriores. Otra cosa más es que la luminosidad de este modelo me permite, en invierno cuando hay pocas horas de luz, alargar la observación vespertina casi media hora más. Se ve mejor a través de la lente que a simple vista. Así de simple.

Este cambio me permite ser optimista respecto 2017 y el Big Year que se avecina, a ver si hay opciones de seguir mejorando esta ya de por sí interesante marca.


La incorporación en los últimos meses del año del extraordinario STX95 de Swarovski ha permitido ver más lejos (por sus 10x de más respecto de los telescopios estándard) y durante más tiempo en el crepúsculo por su luminosidad excelente.

La verdad es que ver aves desde tu casa es una gozada. Que puedas estar haciendo cualquier cosa y dediques, entre ratos, unos minutos a sacar el telescopio y prismáticos, y veas 30 o 40 especies en media hora es algo muy gratificante. Incluso estando en zonas muy urbanas donde solo ves algún vencejo común o real, gorrión común (con suerte), tórtola turca o gaviota patiamarilla, el oir el reclamo en vuelo de alguna lavandera, pinzón o cotorra también resulta interesante y gratificante par el ornitólogo. Ciertamente, como complemento de las listas que se puedan hacer a nivel particular cada año, el anotar lo que se ve desde casa también es interesante y puede, a medio o largo plazo, contribuir a la anotación de variaciones en la presencia de especies o su fenología. El 2016 ha sido un año de récord para mi. El 2017 puede ser el tuyo. Es cuestión de animarse!

Ricard Gutiérrez y el STX95 'see the unseen' en Eucaliptus, Tarragona. Diciembre 2016

Lista de aves observadas. Big Year 2016. Categoría C Eucaliptus, Tarragona

[Número, espécie, dia.mes]
  1. Anser anser 22.12 
  2. Tadorna tadorna 10.4 
  3. Anas penelope 6.12 
  4. Anas strepera 4.3 
  5. Anas crecca 3.1 
  6. Anas platyrhynchos 2.1 
  7. Anas acuta 26.9 
  8. Anas clypeata 12.2 
  9. Netta rufina 12.6 
  10. Melanitta nigra 6.12 
  11. Tachybaptus ruficollis 2.1 
  12. Podiceps cristatus 3.1 
  13. Puffinus yelkouan 2.1
  14. Puffinus mauretanicus 2.1 
  15. Morus bassanus 2.1 
  16. Phalacrocorax carbo 2.1 
  17. Ixobrychus minutus 18.6 
  18. Nycticorax nycticorax 31.3 
  19. Ardeola ralloides 26.4 
  20. Bubulcus ibis 3.1 
  21. Egretta garzetta 2.1 
  22. Egretta alba 2.1 
  23. Ardea cinerea 2.1 
  24. Ardea purpurea 26.4 
  25. Plegadis falcinellus 2.1 
  26. Phoenicopterus roseus 29.1 
  27. Circus aeruginosus 2.1 
  28. Buteo buteo 12.2 
  29. Aquila pennata 14.10 
  30. Falco tinnunculus 2.1 
  31. Falco columbarius 22.12 
  32. Falco peregrinus 5.3 
  33. Gallinula chloropus 3.1 
  34. Porphyrio porphyrio 2.1 
  35. Fulica atra 3.1 
  36. Haematopus ostralegus 19.7 
  37. Himantopus himantopus 9.4 
  38. Recurvirostra avosetta 16.5 
  39. Glareola pratincola 10.7 
  40. Charadrius dubius 15.5 
  41. Charadrius hiaticula 8.9 
  42. Charadrius alexandrinus 12.2 
  43. Pluvialis squatarola 2.1 
  44. Vanellus vanellus 2.1 
  45. Calidris alba 8.9 
  46. Calidris minuta 8.9 
  47. Calidris alpina 30.1 
  48. Philomachus pugnax 9.8 
  49. Gallinago gallinago 30.1 
  50. Numenius phaeopus 19.7 
  51. Numenius arquata 16.5 
  52. Actitis hypoleucos 26.4 
  53. Tringa ochropus 4.3 
  54. Tringa erythropus 9.9 
  55. Tringa nebularia 4.3 
  56. Tringa glareola 22.7 
  57. Tringa totanus 10.4 
  58. Stercorarius pomarinus 1.5 
  59. Stercorarius parasiticus 9.4 
  60. Stercorarius skua 2.1 
  61. Chroicocephalus ridibundus 2.1 
  62. Chroicocephalus genei 15.5 
  63. Larus melanocephalus 2.1 
  64. Larus audouinii 30.1 
  65. Larus fuscus 2.1 
  66. Larus michahellis 2.1 
  67. Gelochelidon nilotica 15.5 
  68. Hydroprogne caspia 4.9 
  69. Sterna sandvicensis 2.1 
  70. Sterna hirundo 10.4 
  71. Sternula albifrons 1.5 
  72. Chlidonias hybrida 26.4 
  73. Chlidonias niger 12.7 
  74. Alca torda 30.1 
  75. Columba livia 20.7 
  76. Columba palumbus 20.7 
  77. Streptopelia decaocto 2.1 
  78. Streptopelia turtur 26.4 
  79. Myiopsitta monachus 2.1 
  80. Cuculus canorus 1.5 
  81. Tyto alba 12.7 
  82. Otus scops 9.4 
  83. Athene noctua 13.7 
  84. Asio otus 2.1 
  85. Apus apus 1.5 
  86. Apus pallidus 26.4 
  87. Alcedo atthis 30.1 
  88. Merops apiaster 15.5 
  89. Upupa epops 4.3 
  90. Jynx torquilla 12.2 
  91. Calandrella rufescens 1.4 
  92. Galerida cristata 2.1 
  93. Alauda arvensis 3.1 
  94. Riparia riparia 5.3 
  95. Ptyonoprogne rupestris 2.1 
  96. Hirundo rustica 12.2 
  97. Delichon urbicum 5.3 
  98. Anthus trivialis 10.4 
  99. Anthus pratensis 12.2 
  100. Anthus spinoletta 12.2 
  101. Motacilla flava 1.4 
  102. Motacilla cinerea 4.3 
  103. Motacilla alba 3.1 
  104. Erithacus rubecula 2.2 
  105. Phoenicurus ochruros 3.1 
  106. Phoenicurus phoenicurus 1.4 
  107. Saxicola rubicola 4.3 
  108. Oenanthe oenanthe 26.4 
  109. Turdus merula 3.1 
  110. Turdus philomelos 13.10 
  111. Cettia cetti 12.2 
  112. Cisticola juncidis 4.3 
  113. Acrocephalus scirpaceus 8.9 
  114. Acrocephalus arundinaceus 26.4 
  115. Sylvia melanocephala 3.1 
  116. Sylvia atricapilla 3.1 
  117. Phylloscopus collybita 2.1 
  118. Ficedula hypoleuca 26.4 
  119. Lanius senator 9.4 
  120. Pica pica 29.1 
  121. Sturnus unicolor 2.1 
  122. Sturnus vulgaris 2.1 
  123. Passer domesticus 2.1 
  124. Passer montanus 2.1 
  125. Fringilla coelebs 3.1 
  126. Serinus serinus 2.1 
  127. Chloris chloris 30.1 
  128. Carduelis carduelis 2.1 
  129. Carduelis cannabina 21.12 
  130. Emberiza schoeniclus 3.1

Ptyonoprogne rupestris. Eucaliptus, 25.11.2016 (Ricard Gutiérrez). Nikon D80 70-300mm


miércoles, 9 de noviembre de 2016

Nuestras ‘armas’ secretas



OPINIÓN 
Por Ricard Gutiérrez

#rbsbt en el #GranReto2016


Ya llevamos bastantes años mirando aves, tanto profesionalmente, como a nivel de hobby en eventos como las maratones ornitológicas. Y como casi todos, empezamos con los prismáticos rusos o los super-zenith de finales de los setenta y principios de los ochenta (¡del siglo pasado!). 

Mi primer telescopio fue un Tamron catadrióptico a principios de los 1980s. Y pasar de los prismáticos a lo que veía con el telescopio fue como entrar en otra dimensión. Aún recuerdo unos archibebes comunes en el desaparecido estany de la Podrida, en el delta del Llobregat. Impresionantes. Los limícolas. Sobre todo cuando comparabas lo que veías con los dibujos de las guias de campo de la época... ¡Identificar algo entonces sí era ‘advanced birding’!

Las cosas han cambiado. Cuando te pasas muchas horas en el campo o el mar mirando aves o fauna marina por temas laborales necesitas una óptica buena, porque a la larga (o no tanto) tus ojos se resienten. Cuando quieres buenos resultados has de adecuar lo que haces o el material que usas a esas expectativas. Porque a veces lo barato sale doblemente caro. Por eso, laboralmente siempre hemos pedido instrumentos de trabajo de calidad, porque nos va la salud en ello. Y por eso, a nivel de afición, para obtener buenas imágenes de digiscoping o ganar maratones ornitológicas, al final necesitas equipo top. Puede ser una necesidad laboral, pero es un gustazo a nivel amateur. Ya no basta con tener experiencia ornitológica. Hay que cuidar los detalles que te permiten ‘esas centésimas de margen que marcan los triunfos en la Fórmula 1’ y que marcan la diferencia. 

#rbsbt en los Marjals d'Almardà durante el #GranReto2016
Hay aspectos como la correcta estrategia, o  la capacidad de tomar decisiones rápidas y arriesgadas en una competición que ya quisieran muchos ‘coachs’ de empresas de alto standing para sus ejecutivos. ¿Marjal o jugársela en la montaña? ¿Irse o quedarse? 

Otros secretos son disponer de información local reciente, que nos había fallado en alguna ocasión o el no renunciar a nada mientras haya tiempo disponible. También una buena organización del trabajo a realizar (apuntar, conducir, vigilar la lista, el gps, el navegador, el atrezzo, la comida, el vehículo…). Todo ello vital. Así como tener frescos en mente reclamos, cantos y variabilidad de las especies a observar. Pero también, y muy importante, la óptica juega un peso esencial.



Con el telescopio que usábamos hace unos años, de 50x, probablemente no hubiésemos visto algunos patos desde la torre del Racó de l’Olla durante el Gran Reto 2016. El porrón moñudo hembra que vimos solo nosotros, por ejemplo. Las limícolas lejanas, como unas Limosa limosa, se observaban perfectamente a través de los 70x del STX95 de Swarovski. Lo mismo las aves marinas lejanas desde Cullera, como unos grupos de Calonectris diomedea. O un grupo lejano que resultó ser de gaviotas cabecinegras y que con otros medios no se apreciaba si eran de esa especie, reidoras o incluso enanas.   

También de la luminosidad, que permitía ver más al alba casi que a simple vista. E incluso obtener un video testimonial de las avutardas que vimos en Ayora. Y el anillo de enfoque, completamente circular, va mejor que el de telescopios que solo lo tienen por la parte de arriba porque permitía sostener mejor la pieza.  Porque para trabajar en zonas abiertas este telescopio es la bomba y marca la diferencia. Y si alguien no quiere ese tan luminoso siempre hay opciones de menor apertura focal pero igual calidad. A mí, que uso hides o trabajo en zonas litorales, a veces en condiciones de luz difíciles, me van de fábula esos 10 m de más del 95mm de focal. Y me gusta más el de ocular recto STX. Pero hay que reconocer que para los que observen paredes, aves en vuelo o simplemente estén acostumbrados, preferirán el acodado ATX



Los nuevos prismáticos EL 10 x42 W B Swarovision son mejores que mis antiguos EL también 10x42. No solo se ve mucho mejor, con una definición extraordinaria, sino que ergonómicamente son más cómodos. Y encima por fin veo unas correas y anclajes que funcionan bien y se pueden regular rápidamente. Parece una tontería pero te ahorra tiempo y facilita la comodidad. En el tema prismáticos cada persona tiene sus manías personales. Y también presupuesto disponible, claro. Pero lo bueno de Swarovski es que aunque te gastes dinero sabes que vas sobre seguro y que no defraudará nunca. Hace pocos años tuve ocasión de visitar su fábrica en Austria y quedé impresionado de la calidad en el trabajo que se hacía, todo local y no externalizado en otros continentes, que redundaba directamente en lo que tienes entre las manos. Hay nuevos modelos de las marcas top. Pero ahora mismo no cambio los swarovision. 

Por último, y eso también es propio de otros equipos, el trabajo en conjunto, la compenetración, la colaboración y la honestidad son básicas. Lo comentaba Albert Manero, de Amb la Xurra Guanyem, en la entrega de premios del Gran Reto 2016. Toda la gente, cuando explicas que haces estas cosas, pregunta lo mismo: ¿cómo sabéis que el otro equipo ha visto las especies que dice haber visto? ¿Os lo creéis? Sí, porque éstas son celebraciones donde la palabra dada aún tiene valor. Donde nadie engaña y donde más allá de la sana competitividad hay algo que nos aúna, que es el amor por la naturaleza, por las aves. Y eventos como las maratones ornitológicas, grandes retos o similares ayudan tanto a que la gente conozca la diversidad biológica y los valores naturales de las zonas que visitamos, como también que aún hay colectivos con talla moral suficiente como para creerse lo que dicen los demás sin dudar nada en momento alguno. Y eso, hoy día, también es un valor añadido a tener en cuenta. 

#rbsbt


Reto conseguido

Crónica del VII Gran Reto, València 2016

No iba a ser fácil. Pero se consiguió. Nuestro equipo Rarebirdspain Swarovski Optik ganó la VII edición de la ‘Copa’ estatal de ornitología, la maratón ornitológica de ganadores de maratones. Y tras igualar el récord europeo terrestre del maratón de primavera, ganándolo con 212 especies, se obtenía el doblete en estas celebraciones ornitológicas, la primera vez que lo conseguíamos. ¿Cómo fue posible? ¿Qué vimos en el Gran Reto? En este y el siguiente post de este blog explicamos nuestras aventuras por tierras valencianas en búsqueda de un triunfo que esta vez no se resistió.

Una parte de recorrido de #rbsbt por Valencia durante el #GranReto2016
El Gran Reto 2016

Entre el 4 y el 6 de noviembre de 2016, con la maratón celebrada propiamente el sábado día 5 de noviembre, se celebró el Gran Reto 2016 en la provincia de Valencia, con base en la comarca de la Foia de Buñol, en la localidad de Alborache (Alboraig en valencià). Con la colaboración de Actio Birdingentidades locales y provinciales y otros patrocinadores, la ONG SEO/BirdLife reunió a 12 equipos y cerca de 50 participantes, procedentes de Madrid, La Rioja, Cantabria, Andalucía, Castilla y León y Catalunya en esta edición de la maratón ornitológica bianual ‘El Gran Reto’ cuyo ‘tablero de juego’ iba a ser toda la provincia de Valencia.

Esta edición de 2016 era la séptima del Gran Reto.  Anteriormente se habían celebrado en Navarra (2007), Extremadura (2008), Catalunya (2009), Euskadi (2010), Cantabria (2012) y Galicia (2014). De estas ediciones, el equipo #rbsbt, con diferentes ‘alineaciones’, había participado en la edición de Navarra 2007 (consiguiendo un meritorio 2º lugar), Catalunya 2009 (también 2º lugar), Cantabria 2012 (3ª posición) y Galicia 2014 (2ª posición, a una especie del ganador).  

Después del triunfo, y récord personal, en el maratón de primavera, pero también después de quedar segundos por una especie en el I Mallorca Birding Race de hacía un par de semanas, y de todos estos resultados previos del Gran Reto queríamos demostrar de qué éramos capaces y nos pusimos las pilas para hacer un papel razonable en esta competición celebrada en terreno neutral. Bueno, neutral no para todos: siempre hay un equipo o más locales que conoce el territorio y ello unido a la participación de equipos muy potentes como los amigos de Amb la Xurra Guanyem (ganadores del maratón de primavera de 2015) o los legendarios, Tramuntanos , ahora dedicados a la modalidad ECO pero aún y así temibles, hizo que la concentración fuese máxima. Y funcionó.


Actio Birding

Cuándo te dicen que has de ver el máximo número de aves en Valencia la primera zona que te viene a la cabeza es l’Albufera. Y la web de birding de referencia Birding Albufera. Para los que conocen un poco más la zona les sonará el Marjal dels Moros (o del Moro según quien lo pronuncie) y si ya eres experto igual conoces el Marjal de Pego-Oliva, en el límite sur de Valencia. Del interior, la autovía que va a Madrid, que pasa por Buñol y por Requena atravesando sierras mediterráneas. ¿Pero, y hay zonas esteparias en Valencia? Y lo más importante… ¿Hay especies estepárias? O aún más… ¿Qué especies hay? Y no en primavera, cuando más o menos esperas las nidificantes, sino en otoño avanzado, en Noviembre, con pocas horas de luz para verlas. Ciertamente el planning para este Gran Reto era, como su nombre indica, un reto. Y de los gordos. Suerte de las redes sociales y de los amigos que con los años has ido haciendo, más veteranos o más nuevos. Las informaciones que pudimos recoger, gracias a tod@s vosotr@s, que ya sabéis quienes sois, nos permitieron conocer zonas, y descartar muchas también. 

Buñol


Por circunstancias logísticas del equipo se pudieron efectuar un par de jornadas de scouting que sobre todo sirvieron para ver, a nuestro parecer, como la distribución de las aves distaba de ser homogénea y parecía mediatizada por factores como la presión cinegética. Habría que afinar mucho en la elección del itinerario. El albergue de Actio Birding está cerca de Buñol, la localidad conocida sobre todo por la fiesta de la tomatina. El entorno mediterráneo de la zona parecía algo alejado de los centros de interés ornitológico que habíamos detectado: el interior con la zona del valle del Cabriel, el racó d’Ademús para algunas especies esteparias como la Alondra de Dupont, las estepas del límite con Albacete para aláudidos y especies mayores y luego las sierras mediterráneas interiores así como los humedales costeros. Más tarde veríamos que el entorno del albergue, y la comarca de Buñol, nos proporcionarían todas las especies de rapaces nocturnas que vimos y diferentes especies de interés. Y es que ciertamente lo que tuvimos fue un gran reto, el reto de trazar una estrategia adecuada que finalmente salió bien. 

Briefing del Gran Reto 2016


Eran las 9 de la noche, cena, briefing, saludar a los equipos (algunos solo nos vemos cada dos años!) y recoger el picnic. 

A las 00h empezaba el Gran Reto. Ya contaba todo. Pero no se veía ni oía nada. No íbamos a salir corriendo como otras veces. Desde la ventana de la habitación se oían otros equipos como pululaban por el jardín imitando al cárabo. Nosotros imitamos al autillo, seguido de una advertencia de que éramos nosotros y que no valía apuntarlo, jeje. Risas con los vecinos. Los autillos, en África o callados se supone. Había que descansar un poco. A las 04h sonaría el despertador, entonces sí, para dirigirnos a la zona que habíamos elegido para empezar. Para animarnos, un zorzal común (Turdus philomelos) pasó migrando por encima del albergue emitiendo su reclamo de vuelo a las 00:07 horas. Primera especie. A dormir.


 Las cuatro y no sereno

Llovía. Bastante. Fresco. Pero había que salir. Un té verde y unas magdalenas felizmente preparadas por el Albergue y salimos rumbo sur, hacia la zona de Ayora, cerca de Albacete.

Decidimos cruzar las montañas mediterráneas de la zona de Cofrentes, en una carretera más lenta, pero con zonas de bosque donde esperábamos oír alguna nocturna.  Pues no. Ninguna. Solo algún otro tord, que ya teníamos. Y lluvia. Llegamos una hora antes del amanecer a las estepas de Ayora y cercanía. Con la excepción de un petirrojo (Erithacus rubecula) tampoco es que hubiese animación. Esperábamos oír tal vez el alcaraván o incluso el sisón, pero nada. Sin embargo la elección de la zona fue buena. 



En el scouting del dia anterior Gorka había descubierto un grupo de 22 avutardas Otis tarda, una especie emblemática que ciertamente teníamos ganas de ver. Y allí estaban 20 de ellas. Fantásticas a través de los luminosos telescopios Swarovski que llevábamos y con los que nos atrevimos incluso a hacer un video al amanecer, casi sin luz. No era para menos. Menudas aves. Como tampoco lo fue la cantidad y diversidad de aves interesantes en la zona: alondra, cogujada común (y una montesina), perdiz, cornejas, gorriones chillones, calandrias, trigueros… y una collalba gris! Tardía, pero gris (ya nos aseguramos que no fuese ninguna especie rara, que el otoño de 2016 había traído alguna collalba isabelina en fechas recientes a zonas no lejanas…). Una especie que ningún otro grupo vería, también producto del trabajo previo de selección de la ruta a realizar. A las 08:30 horas ya llevábamos 23 especies, que puede parecer que no es mucho pero sí lo es en estas fechas y en un interior valenciano relativamente parco en aves.  

Otis tarda © Ricard Gutiérrez
Oenanthe oenanthe © Gorka Gorospe

Un bosquete cercano elegido en base al olfato ornitológico del equipo produjo verderón común, totovía, carbonero, mito, agateador común y el único zorzal charlo del día. Había que espabilarse. Foto de grupo rápida para el whattsapp de la organización conforme estábamos en marcha y seguimos. Una breve parada en otras estepas cerca del límite con Albacete produjo un Buteo buteo, escribano soteño y dos cuervos que vimos a distancia y perseguimos por la carretera hasta el límite con Albacete para identificarlos satisfactoriamente dentro del ‘terreno de juego’, como así fue.

Eran cerca de las nueve y había que irse para la costa. La organización nos había avisado de serios hándicaps en la visita a l’Albufera y no podíamos dejar de visitar esta localidad.


Birding Albufera

Qué bonito es poder pajarear sin horarios, prisas ni dificultades añadidas. Otro día será, porque el del gran reto tuvo como dificultades añadidas el celebrarse en un sábado, día de máxima actividad cinegética en la Albufera, en la que se llegan a cerrar, sí cerrar, carreteras locales ‘bajo pena de sanción máxima’ (sic) porque el entorno de la laguna se dedica a la caza. Dónde muchos arrozales estaban secos porque se estaba quemando los restos de paja de la cosecha del arroz (a diferencia del delta de l’Ebre, donde se hunden en el barro) y porque había una celebración de vela latina de pescadores de l’Albufera en la gola de Pujol que iba poco menos que a colapsar la carretera del Saler, casi único acceso a la zona que nos interesaba visitar: el Racó de l’Olla  y l’estany de Pujol. Menudo cóctel. Y casi la liamos. 
 
Pensábamos atajar, viniendo del sur como veníamos, por una carretera local que nos permitiría llegar al Saler desde la autovía del sur. Eso decía el (bendito) navegador del móvil y del coche. Pero la carretera estaba cortada. ¡Socorro! ¿Estarían ya cortadas todas las carreteras por lo de la vela? Cambio de planes. ¡Vamos al Moro primero! No, bueno, miramos a ver cómo está la carretera… decía otro. Al final la segunda opción, la buena, ganó en una decisión de aquellas de cortar el cable rojo o el cable negro. No estalló la bomba. Cortamos el cable correcto y, por pocos minutos, llegamos al estany de Pujol antes de los visitantes locales y autoridades diversas. Y no estábamos solos. 

Amb la Xurra Guanyem en l'estany de Pujol

Mientras encontrábamos nuestra única aguja colipinta o andarríos chico (¿no hay más?) entre algunas otras especies, aparecieron Amb la Xurra guanyem. ‘Mira que és gran València’ llegó a decir uno de sus miembros. Y es verdad que es grande, pero las zonas buenas son las que son. Y el horario para ver aves en la Albufera era a la práctica de 9 a 11 o sea que allí nos vimos mucha gente. Despidiéndonos del grupito (el único que vimos) de zampullines cuellinegros, y sorteando turistas locales y agentes de la autoridad llegamos al Racó de  l’Olla. El objetivo claro era subir a la torre del centro de información desde donde veríamos la Mata del Fang, una zona de la Albufera donde no se caza y por tanto, donde se esconden los patos que resisten el ambiente Vietnam 1968 de un sábado de caza como aquel. En la torre el equipo local y ornitólogos de la zona comentando la jugada. Y bastantes especies.


Artillería pesada



Había hace años un anuncio televisivo que recomendaba un desodorante para las distancias cortas. Nosotros llevábamos la medicina paras las distancias largas. El ATX95 de Gorka y el STX (recto) 95 de Ricard tienen 70 aumentos, diez más que los telescopios habituales y 20 más que los que, como el de Leica, llegan a 50x. En lugares donde no te puedes acercar más, como el caso de la Mata del Fang  o de la reserva del Racó de l’Olla, marcan la diferencia. Y mucho. Fuimos el único equipo que observó una hembra de porrón moñudo al lado del grupito de porrones comunes que rápidamente se espantaron del tiroteo generalizado en otras zonas de la Albufera. Al tiroteo se añadía tránsito de barcas arriba y abajo y las de la vela latina. Supongo que algunos patos se preguntaban que porqué estaban allí. Es dura la vida de las anátidas en invierno en la cuenca mediterránea… Desde la torre vimos también, algo a contraluz dado que lucía un sol de justicia en aquel momento, flamencos, cigüeñuelas (ya prácticamente ausentes en Catalunya, aún presentes aquí), agujas colinegras, combatientes amén de casi todas las especies de patos posibles. Menos el silbón. Siempre hay algo que falla. Un señor local decía que acababa de ver un avetoro, cosa que luego supimos que era cachondeo. Nosotros tampoco lo vimos, por cierto. Había que irse.

Barcos de visitantes en l'Albufera junto a cormoranes grandes


Anátidas y cormoranes en la Mata del Fang desde la torre del centro de información

Arrozales y viento

En un recorrido por el interior sur de la Albufera desde El Palmar y hacia la zona de El Portet de Sollana nos cruzamos con más equipos. Primero los Pardillos del Pardo, en bicicleta, luego el equipo de Óscar Llama, los valencians y otros. Se ve que la zona del Portet había sido elegida por bastantes grupos y es que estuvo interesante. Lástima del vendaval porque, fotos en las que se nos ve despeinados aparte, se oían menos aves, aunque los limícolas continuaron visibles y anotamos andarríos bastardo, agachadiza común, un andarríos grande entre grupos de correlimos comunes y menudos y alguna sorpresa: un grupo de siete espátulas en vuelo por la zona, una tardía lavandera boyera o el único avión zapador del día. Se nos hacía tarde y quedaba por ver el mar desde el faro de Cullera.

Los Pardillos del Pardo en plena acción
Calidris minuta. El Portet de Sollana

Observadores ahumados

Saludados una vez más los amigos de Amb la Xurra Guanyem, que abandonaban la zona cuando llegamos, a un vecino de Cullera le dio por quemar rastrojo al lado de la zona donde teníamos plantados los telescopios. Parecíamos salmones ahumados así que hubimos de cambiar de zona. Aquí, una vez libres de la humareda, pudimos ver el mar con buena luz, y detectar un par de bandos de pardelas cenicientas, de las últimas, totalizando unos 120 ejemplares. Con un grupo de ellas, unas 15 pardelas baleares y por la zona, lejos, algunas gaviotas cabecinegras. Los 70x de los telescopios también fueron cruciales. No hubo sin embargo cormorán moñudo alguno. Ni roquero solitario, tal vez ahuyentado por la  casi niebla generada por el paisano… Chorlitejos en vuelo (otra vez el STX), una gaviota de Audouin…vámonos para otro sitio.

Phylloscopus inornatus © Ricard Gutiérrez

El inornatus

Las paradas técnicas son necesarias en las maratones. Comer algo, necesidades fisiológicas imperiosas… En una de estas, sabedores de que se había citado un mosquitero bilistado cerca de Cullera, seleccionamos una zona del camino del Gramenar para detenernos. Que para eso somos también el equipo de Rarebirdspain. Además de que había agua en los arrozales (¿saldría algún zarapito?) quien sabe si estaría el inornatus, el mosquitero bilistado, citado días antes. Mientras uno de nosotros digamos que estaba ocupado, oímos el típico reclamo bisilábico, fuerte, del mosquitero siberiano. ‘¡Sergi, para ya de silbar!’ Y Sergi haciéndonos señales de que no, que él no era, que estaba allí. El mosquitero. ¡Increíble, que suerte! Sí, allí estaba, reclamando intensamente. Y lo vimos bien e incluso hubo tiempo de alguna foto rápida. ¡Especie 112! Las 13:56. No íbamos mal.

 
Decisiones

El viento en l’Albufera no había dejado ver casi ningún paseriforme de carrizal. Faltaban especies importantes como el pechiazul, el Remiz, el escribano palustre o, sobre todo, el carricerín real. Pero también habíamos de regresar al interior porque algunas especies de monte mediterráneo, como el roquero solitario o rapaces, se resistían. ¿Qué hacer?  Aunque sabíamos que el marjal dels Moros estaba muy seco fue la primera opción. Errónea. Seguía el viento, el camino hasta la zona inundada era interminable y sólo habíamos ‘sacado’ un Rallus cerca del límite sur, dónde un inglés casi nos aplaudió y vitoreó al ver que éramos birdwatchers como los de su tierra. Fascinating.

La luz se nos hizo en aquel momento. En el pote pequeño está la buena confitura. Y esas marismas litorales, marjals en valencià, de la zona de Sagunto bien nos recordaban a ‘nuestro’ Delta del Llobregat. Y de como en esas zonas a veces no espectaculares, pero si cuidadas por gente que se empeña en conservarlas,  se refugian especies emblemáticas. Ángel Bereje, de la zona y que conocíamos de la celebración del Big Year via internet, nos había mostrado dónde estaba su ‘local patch’, los marjals d’Almardà.


 
Allí, en unas escondidas graveras restauradas  y zonas inundables con carrizales y láminas de agua donde no se podía cazar, encontramos todas las especies buscadas en unos 15 minutos. Lástima de la premura de tiempo porque el día anterior habíamos visto allí también carricero común, avetorillo y Estrilda, que no salieron. Pero con 120 especies en el bolsillo la siguiente decisión estaba echada (vaya día de ‘cortar cables rojos y negros): se iba el sol y debíamos arriesgarnos, y pese a llegar con poca luz, intentar el interior para especies en teoría sencillas como el carbonero garrapinos, collalba negra, roquero solitario, quien sabe si pícidos o piquituertos y rapaces tanto diurnas como nocturnas.


Hacia el interior

Teníamos informaciones de lugares con teóricamente acentores alpinos y donde el día anterior oímos un águila perdicera reclamando cerca de su presunto nido. Sabíamos de lugares con pícidos, chovas, buitres… Pero no llegábamos a tiempo. Habría poca luz si íbamos por la carretera sinuosa que nos llevaba a esos lugares prometidos. Cambio de planes. Estrategia, riesgo, gps y hora de puesta del sol. Confianza y follow your nose. Después de ver un águila perdicera en un territorio litoral, íbamos a volver hacia Alborache, Buñol y comarca. Allí nos la jugaríamos en unos cortados que habíamos visto y que tenían buena pinta. Y allí estaba el roquero solitario. Y cabras salvajes. Y una vuelta por las zonas arboladas cerca de los pueblos, zonas de seguridad donde no se caza, produjo diferentes paseriformes entre ellos el carbonero garrapinos, reyezuelos listados, mosquiteros, mitos y un acentor común. La lista estaba en 124, pero aún nos faltaban nocturnas.


Después de reponer fuerzas y algunas fotos, a lo lejos oímos el reclamo inconfundible del búho real. La pared ciertamente fue buena. Eso no fue todo. Media hora más tarde, en otro lugar, un cárabo emitía su reclamo. Solo faltaba la lechuza. Y no íbamos a volver al marjal, donde había fallado. Pero sí al valle, en lugares más abiertos. Eran casi las 20h cuando una lechuza, y también un mochuelo que ya teníamos de la mañana, se dejaron oír. Entonces sí, con 127 especies, decidimos volver al albergue y dar casi por finalizada la maratón. Y digo casi porque aún salimos al exterior tras la cena por si pasaba algún Turdus migrante de los que nos faltaban. Pero los que pasaron, que lo hicieron, eran philomelos. El día llegaba a su fin. El reto acababa. Solo faltaba esperar una eternidad de horas para saber quién había ganado. Por nuestra parte, era hora de dormir.



Epílogo

En el Gran Reto 2016 se observaron, por parte del conjunto de equipos, un total de 183 especies, de las que 35 solo fueron vistas por un solo equipo, dando idea de la diversidad de aves del territorio que incluso sorprendió a los participantes locales. El equipo ganador fuimos nosotros, Rarebirdspain Swarovski Optik Birdracing Team (#rbsbt) con 127 especies detectadas. El segundo clasificado fue el equipo català ‘Amb la Xurra Guanyem’, con 118 especies listadas y el tercero el equipo local valenciano ‘Pajareros por Valencia’ que detectaron 110 especies, empatados a especies con Tramuntana Birding Team, que aunque hicieron la maratón en bicicleta reportaron igual cifra de 110 especies detectadas.

Este Gran Reto ha sido una buena iniciativa, que ha puesto en el mapa ornitológico para muchos de nosotros las comarcas del interior valenciano, con sus paisajes, pueblos y especies que se unen a las más conocidas localidades costeras con marjals, deveses y la siempre interesante Albufera. Una tierra para conocer, un lugar que reivindica la necesidad de conservar sus ecosistemas y especies y probablemente un mejor equilibrio entre lo que ello supone, el disfrute de la naturaleza, y la aparentemente exagerada extracción de recursos de la misma que la caza en la zona representa. Y que seguramente está detrás de la desigual distribución de especies que observamos. O no. Pero lo parece.

Agradecimientos

A la organización en general, y a Jordi Prieto y Virgilio Beltrán en particular, por conseguir que un evento de estas características tire adelante, sabedores de las dificultades que ello conlleva. A nuestro patrocinador Swarovski Optik via Esteller, por confiar en el savoir faire de este equipo. A los miembros que no pudieron venir, Oriol y Carol, por su apoyo en la distancia. A Víctor J.Hernández, Ángel Bereje, Toni Alcocer, Nacho Dies y Yanina Maggiotto por su ayuda desinteresada en la preparación de la ruta del Gran Reto. A las aves, que siempre están ahí para alegrarnos el día. Y a todos  y todas los participantes por compartir buenos momentos, alguna cerveza, una super paella, risas y buen rollo en favor de las aves. ¡Hasta la próxima!.